La Teoría del Flow como base de los juegos de escape

La Teoría del Flow como base de los juegos de escape

En otras ocasiones hemos hablado sobre el origen de los juegos de escape. Su historia es algo cuestionable ya que existen varias hipótesis en relación al inicio de esta actividad de ocio. Una de las más famosas es la que apunta la indudable relación entre la Teoría del Flow o Teoría del Flujo y las room escape. Esta teoría, propuesta por Mihaly Csikzentmihalyi en 1975, define el estado mental en el que el individuo está totalmente inmerso en una actividad que le produce felicidad. Analizamos su relación con los juegos de escape. ¡No te pierdas detalle!

Con el objetivo de investigar el fenómeno de la felicidad, Csikzentmihalyi comenzó a buscar aquellas situaciones que producen dicho sentimiento en el ser humano. Este estudio contó con cien mil participantes y sirvió para determinar las características de esta teoría. Según investigó Csikzentmihalyi, la Teoría del Flow se refería a aquellas situaciones en las que se nos plantea alcanzar una meta posible. Es decir, que todo el esfuerzo que empleamos tendrá una recompensa. Esto permite que no caigamos en el estrés ni la frustración por no lograr nuestro objetivo. Además, esta meta está definida muy claramente; no hay duda que nos lleve a confusión. Y debe conllevar un reto para nosotros. No es suficiente con que implique esfuerzo, sino que debe despertar nuestro interés en cada momento.

¿Qué sentimos según la Teoría del Flow?

Ahora que sabemos qué tipo de actividad podemos englobar dentro de la Teoría del Flow, es importante determinar los sentimientos que nos hace aflorar. Por ejemplo, durante la realización de la actividad debemos saber si vamos por buen camino o no. Y tener la sensación de controlar en cada momento la situación. Todas estas circunstancias nos permiten perder la noción del tiempo. Esta es otra de las grandes características de la Teoría del Flow. Se trata de que nuestra percepción del tiempo se vea afectada por la diversión e implicación que vivimos al realizar la actividad.

Si lo pensamos, los juegos de escape cumplen todas estas características de la Teoría del Flow. Suponen un gran reto para nosotros, pero son asequibles y, además, mantienen nuestro interés durante los 60 minutos. En ellos también contamos con un objetivo claro que es salir de la habitación antes de que se agote el tiempo. Y, por supuesto, recibimos un feedback constante: ¿resolvemos o no los acertijos y las pistas? Mientras intentamos lograr nuestro objetivo, el tiempo pasa volando. Estamos tan inmersos en la actividad que perdemos la noción de los minutos. ¿Te suena? Pues si quieres ponerlo en práctica solo tienes que reservar en Red Room Escape. Escoge un juego, un día y una hora y descubre si esta actividad cumple con la Teoría del Flow o no. ¡Te esperamos!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies